La letra y el espíritu de la letra: notario, formulario notarial e historia

Soledad Gómez Navarro

Resumen


Habiendo pasado los últimos años contribuyendo al desarrollo de la historiografía tanatológica nacional, y aun analizando cuestiones metodológicas inherentes a la propia documentación testamentaria -su utilidad para estudiar y conocer la muerte pese a su regularidad; su autoría, si es resultado de la voluntad del disponente o del notario; sus críticas internas de veracidad, suficiencia y representatividad-, queremos en esta ocasión, también desde un plano metodológico y manejando materiales diversos, reflexionar sobre el hacedor de la materia prima notarial con cuyo concurso hemos elaborado nuestros trabajos, como profesional de la pluma, como intermediario social, y como agente y producto cultural sobre todo; así como sobre el nexo entre escribano y producción escribanil que es el mismo formulario -otro producto cultural-, examinado a través del testamento en concreto, como continente portador de ideas para el investigador, como polémico dique en que se estrellan diferentes, enfrentadas y aun apasionadas posiciones por su naturaleza, carácter y funcionalidad especialmente. Clásicos referentes todos ellos a que damos vueltas los historiadores de la muerte -si bien pocas veces abordados precisa y monográficamente-, esos son los temas, y transcender la forma para llegar al fondo -de ahí el título de esta aportación, en sí casi socioinstitucional como se ve- nuestra intención.

Texto completo:

HTML PDF

Comentarios sobre este artículo

Ver todos los comentarios


Revista semestral presente en:
Tiempos Modernos: Revista Electrónica de Historia Moderna
ISSN: 1699-7778